Cintillo Gobierno Bolivariano
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hace cincuenta años, en abril de 1968, tiene lugar el nacimiento de Monte Ávila Editores Latinoamericana. Al calor de la Primavera de Praga, la Guerra de Viertnam, el asesinatto de Martin Luther King, la masacre de My Lai, y el inicio de la pacificación, surge una de las editoriales más relevantes del panorama literario venezolano y latinoamericano.

Antes de la fundación de Monte Ávila Editores los escritores venezolanos carecían de una plataforma estadal que los apoyara en la publicación y proyección de su trabajo tanto dentro como fuera del país, razón por la cual somos hasta la fecha la editorial que ha apostado con mayor empeño por el talento venezolano.

A lo largo de estos cincuenta años, a través de sus distintas colecciones, Monte Ávila Editores le ha dado el respaldo necesario a nuestros narradores, poetas, ensayistas, dramaturgos e investigadores, acercándolos al público que ha podido verlos publicados no solo de manera constante y accesible, sino con la dignidad que merecen.

¿Cómo se fundó Monte Ávila Editores?

La gestación de este importante proyecto cultural estuvo en manos de Simón Alberto Consalvi y Guillermo Sucre, quienes contaron para ello con la asignación de un millón de bolívares destinada a la creación del Premio Rómulo Gallegos en el año 1967, partida que nadie recordó borrar del presupuesto del año siguiente, lo cual hizo posible la concreción del sueño de una editorial que sirviera para consolidar la producción de escritores venezolanos y latinoamericanos.

Pero para concretar un proyecto editorial de tal envergadura hacía falta algo más que dinero y es ahí donde entra la figura del mítico editor Benito Milla, español republicano, residenciado en Uruguay, cuya experiencia y contactos internacionales fueron la clave para terminar de darle forma al proyecto de una gran editorial que se convertiría en la casa de célebres escritores y de aquellos que terminarían siéndolo gracias al respaldo recibido.

No solo se publicó a latinoamericanos, hubo el gran acierto de incluir a grandes voces de otras regiones, y gracias a ese acierto se logró un acercamiento a la inversa: por fin se ponía masivamente al alcance del público venezolano grandes obras hasta entonces casi imposibles de conseguir en el país.

En cuanto al título, la anécdota nos dice que Simón Alberto Consalvi, levantando la mirada hacia la imponente montaña que sirve de telón de fondo al valle de Caracas, exclamó: “Se llamará Monte Ávila”, y así quedó bautizada nuestra casa editorial.

¿Cuál fue su sello distintivo?

Monte Ávila fue la primera editorial en pagar derechos a los escritores nacionales, en hacer énfasis en una distribución profesional, en preocuparse por lograr una estética distintiva en el diseño de sus colecciones, dando a conocer, junto a las letras, obras de arte en las portadas de sus libros. Sumado a todo ello se adquirieron los derechos de traducciones de autores emblemáticos como Lucien Goldman, Djuna Barnes, Karl Kérényi, Gaston Bachelard, George Steiner, entre otros.

Por otra parte, la editorial venezolana se arriesgó a lanzar grandes tirajes de sus publicaciones con el fin de hacerlas llegar a todo el país, pero también con el objetivo de hacer de sus libros productos de exportación que dieran a conocer a nuestros autores más allá de nuestras fronteras.

Para lograr este último cometido la editorial suscribió varios convenios y acuerdos internacionales que permitieron proyectar a sus autores no solo en otros países de América Latina, sino también en Europa. Todo esto terminó por darle el prestigio internacional del cual goza hasta nuestros días.

Más allá de la ficción

Además de distinguirse por sus publicaciones, Monte Ávila Editores se ha ocupado en ofrecer a los jóvenes talentos una plataforma de formación a través de sus talleres en las áreas de narrativa, poesía, ensayo y traducción, la creación de estos espacios de formación ha llegado a convertirse en una referencia obligada en el panorama literario nacional.

Igualmente la convocatoria del Concurso de Autores Inéditos, desde el año 1999, ha cumplido la función de dar a conocer a los nuevos creadores y se ha convertido en un importante aporte para seguir de cerca la evolución de la creación y la investigación literaria venezolana en distintos géneros.

Actualmente, a través de sus distintas colecciones, como Continentes, El Dorado, Altazor, Pensamiento Crítico, Primera Dimensión, Documentos, Monte Ávila Editores continúa erigiéndose como uno de los sellos editoriales donde la literatura latinoamericana, y sobre todo la venezolana, encuentra una ventana de expresión para el deleite de lectores y público especializado, ya que sin duda alguna uno de nuestros grandes aportes ha sido la contribución invaluable que representa nuestra producción editorial para el estudio y la investigación de la literatura venezolana.

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
¿Conoces nuestros títulos?